Make your own free website on Tripod.com

Medicina Natural

Home

La Salud | Como conservarse sano | Enfermedades Estomacales | Enfermedades Respiratorias | La Diabetis | Enfermedades Renales | El Cancer | Enfermedades Cardio-circulatorias | Afecciones Hepáticas | Otras afecciones | La Depresión | Acerca del Autor | Contáctenos
La Salud

El objetivo principal en esta sección es conocer no solo la definición de salud, sino lo que cada individuo debe hacer para conservarla en óptimas condiciones.

¿Qué es Salud?

"Salud es el estado de pleno bienestar corporal, mental y social; y no únicamente la ausencia de enfermedad y molestias" (concepto de la Organización Mundial de la Salud).

¿Qué debemos hacer para mantenarla?

1. Respirar correctamente

Podemos afirmar con toda certeza, que se puede vivir semanas sin alimento, y días sin agua; pero solo pocos minutos sin respirar. Toda la vida depende del aire. Desde el momento de la concepción, hasta que el ser vivo deja de existir, cada célula, tejido u órgano del cuerpo debe tener oxígeno para funcionar, de lo contrario, muere.

El oxígeno es un elemento vital para el cuerpo, y es por ello que todo un sistema está dedicado a obtener oxígeno de la atmósfera. Si falta el oxígeno por un corto tiempo, pueden producirce daños irreparables en el cerebro, lo que en pocos minutos puede causar la muerte. Los tejidos nerviosos, y especialmente las células del cerebro, son muy sensibles a la falta de oxígeno. De allí la importancia de respirar aire fresco y puro, de una forma que beneficie al máximo, tomando una postura correcta, tanto sentado, como de pie.

Dependemos más del aire que respiramos que de los alimentos que comemos; por ello, el aire debe estar en constante circulación para mantenerse puro.

Para tener buena sangre debemos respirar bien, ya que las respiraciones hondas y completas de aire puro, llenan los pulmones de oxígeno, purifican la sangre, le dan brillante coloración, y la impulsan como corriente de vida, por todas las partes del cuerpo. La buena respiración calma los nervios, estimula el apetito, hace más perfecta la digestión, y produce sueño sano y reparador.

Conclusión: Respira correctamente para conservar la salud.

2. Beber agua suficiente

El 70% de la tierra está ocupada por el agua, lo que nos demuestra su valor. Sin ella no hay vida, sino desolación y muerte. Con toda razón se denomina al agua como la sangre de la tierra.
Está comprobado que el agua constituye el 70% del peso de una persona. Todas las funciones del cuerpo dependen del agua por ejemplo: Lo encontramos en los ojos como una tela de agua, para mantenerlos húmedos y evitar que se sequen, inflamen y perdamos la visión. Las glándulas sudoríparas humedecen nuestra piel, para evitar que se ponga seca, quebradiza y arrugada. El agua se mueve en distintas direcciones: En el tejido nervioso, los músculos, los huesos y la piel.

Nuestro cuerpo necesita de unos 8 a l0 vasos de agua por día, dependiendo de la estatura, trabajo, clima, etc.

El agua pura es la bebida que Dios proveyó para apagar la sed de los animales y del hombre. Ingerida en cantidades suficientes, el agua suple las necesidades del organismo, y ayuda a la naturaleza a resistir la enfermedad.

Conclusión: Beba solo agua natural para conservar su salud.

3. Higiene escrupulosa

La limpieza escrupulosa es esencial para la salud del cuerpo y de la mente. Tanto el cuerpo, como la ropa y todo lo que nos rodea debe estar perfectamente limpio, ya que son esenciales para librarse de las enfermedades y al mismo tiempo para librar y vigorizar a los que están en casa.

Es impresionante ver como los Israelitas, por mandato divino observaron una limpieza escrupulosa (Deut.23:13-l4), y para poder comparecer ante la presencia de Dios deberían hacerlo en completa limpieza (Exodo l9:l0-l3, 22). O sea que Dios no acepta que sus hijos se le acerquen sucios o desaliñados para rendirle culto.

Pablo nos recuerda diciendo que nuestro cuerpo es una morada para que habite el Espíritu Santo. 1 Corintios 3:16 y 6:l9.

Así como limpia su casa, su carro, etc. por dentro y por fuera, es indispensable hacer lo mismo con el cuerpo; pero esto no sucede así, ya que las personas se arreglan, se maquillan y se asean muy bien por fuera, pero por dentro están llenos de residuos morbosos como resultado del metabolismo e ingestión de sustancias tóxicas.

Conclusión: Mantenga siempre limpio el interior de su cuerpo con una alimentación correcta y el debido consumo de agua natural si desea mantener una buena salud.

4. Aliméntese correctamente

Dice el proverbio: "Dime lo que comes y te diré como estás" y hace poco leí un artículo en el periódico que decía: "Somos lo que comemos". Esta es una gran verdad, ya que el organismo se nutre de lo que comemos y hace muchos años Hipócrates reconocido ahora como el Padre de la Medicina escribió: "Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento". La ciencia a comprobado que el único camino seguro, para mantener un mejor estado de salud, es el consumo de alimentos naturales, tales como provienen de la tierra, y sin ningún procedimiento de la industria. Todo esto nos confirma el relato de Génesis 1:29, donde está establecido divinamente, que el alimento ideal para el hombre son los productos naturales.

Conclusión: Consuma alimentos naturales si desea mantenerse saludable.

5. Haga ejercicio

Para que el organismo funcione correctamente necesita desarrollo, fortaleza y agilidad. Los principales efectos del ejercicio son: Estimular el riego sanguíneo, mejorar la digestión, normalizar el apetito y el sueño, y sobre todo levantar las defensas naturales que impedirán que la persona se enferme.

Conclusión: Practique algún deporte con moderación, o haga ejercicios para conservarse en óptimas condiciones.
6. Descanse lo suficiente o necesario

El descanso es necesario e indispensable sobre todo en las horas adecuadas, para facilitar el descanso y recuperación del organismo, siendo muy beneficioso empezar a dormir unas 3 horas antes de la media noche, donde se produce el verdadero descanso y renovación celular.

El sueño restaura, vigoriza y prepara el cuerpo para los deberes del día siguiente. El sueño será dulce después de un trabajo saludable. La regularidad en el descanso es esencial, especialmente para los jóvenes.

La costumbre de convertir el día en la noche y la noche en día es contraria a la naturaleza y al orden.
Las comidas tardías impiden el descanso del sistema digestivo durante la noche, causando irritabilidad en el individuo.

Debemos comprender cuan importante es el descanso, ya que el Creador del universo, no solo hizo la noche para ello, sino que también añadió el descanso Sabático, para que el cuerpo pudiera ser liberado no solo del trabajo diario, sino también de las preocupaciones. Lea Isaías 58:13 y Ex. 20:8-11.

Conclusión: Duerma lo más temprano posible para prolongar su juventud y evitar las arrugas o envejecimiento prematuro.

7. Sea amigo del sol

La luz del sol es fuente de vida tanto para las personas, como para los animales y las plantas. Sus rayos ultravioleta ejercen una acción bactericida, oxidante y analgésica; modificadora de los tejidos, estimulando a la vez las funciones orgánicas.

La luz del sol es una parte integral del funcionamiento y belleza de este planeta. Disfrutar del aire libre y la luz del sol, es una necesidad para la salud y la felicidad, e incluso se debe permitir que la luz del sol penetre en las habitaciones.

Conclusión: Unos 15 o 20 minutos de sol por día le ayudarán a mantener un mejor estado de salud.

8. Haga buen uso de las plantas medicinales

La naturaleza siempre ha sido la fuente maravillosa, donde han bebido, los médicos, poetas, grandes sabios y maestros.
Desde la planta más insignificante, hasta el árbol más majestuoso, no solo embellecen la tierra y nos proveen de alimentos saludables sino también, la mayor parte de ellos contienen aceites, esencias aromáticas y un sin número de elementos que son vitales para la salud. Que utilizados correctamente ayudarán en la restauración y conservación de la misma.

Conclusión: Reemplace el café y el chocolate, por tés de plantas medicinales. Su cuerpo se lo agradecerá y se conservará mejor.

9. Confianza en el Poder Divino

El poder sanador de Dios actúa por toda la naturaleza y siempre que se restaura la salud, es a través del poder directo de Dios; porque él es el gran Sanador. Los milagros de Cristo eran una constante manifestación de su poder, para sanarnos, porque él es el restaurador, mientras que Satanás es el destructor.

Los remedios naturales, usados de acuerdo a la voluntad de Dios, producen resultados sobre-naturales. Solo debemos tener fe y una confianza absoluta en su promesa: "Venid a mí los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar". Mateo 11:28.

Conclusión: La base de la vida y la salud dependen del respeto de las leyes que Dios estableció. Si acatamos estos principios, el resultado será completo bienestar físico, mental y espiritual.

Resumen
Si vivimos en armonía con los principios antes indicados, podremos disfrutar de buena salud, y no tienen precio, ya que están al alcance de todos.

Practíquelos y disfrutará de bienestar con poca inversión y comparta este conocimiento con todo aquel que lo necesita.



MINISTERIO LAICO DE PUBLICACIONES
WEBSITE MANAGER JOSE SOLANO
reformationcr@yahoo.com
http://reformacr.americas.tripod.com/smi