Make your own free website on Tripod.com

Medicina Natural

Home

La Salud | Como conservarse sano | Enfermedades Estomacales | Enfermedades Respiratorias | La Diabetis | Enfermedades Renales | El Cancer | Enfermedades Cardio-circulatorias | Afecciones Hepáticas | Otras afecciones | La Depresión | Acerca del Autor | Contáctenos
Enfermedades Estomacales

ENFERMEDADES DEL ESTOMAGO

ENFERMEDADES DEL ESTOMAGO E INTESTINO
(Indigestión o dispepsia, halitosis, gastritis, acidez o hiperclorhidria y úlcera).

Estos malestares son muy comunes en la actualidad y se hallan diseminados por doquiera. Aunque se emplean una serie de medicamentos para combatirlos, los mismos se tornan cada día más graves y complicados. De allí la importancia de eliminar las causas que los provocan, para así liberarse de los mismos.

Causas:

1. Consumo de alimentos inapropiados e incom-patibles.
2. Comer de prisa o con el cuerpo agitado.
3. Estado de ánimo alterado a la hora de comer: disgusto, ira.
4. Exceso de alimentos grasos o fritos.
5. Bebidas tóxicas e irritantes (café, té, chocolate, coca cola, pepsicola, sodas, etc.).
6. Comidas muy condimentadas o demasiado abundantes.
7. Alimentos malsanos (carnes, pescados, mariscos, encurtidos).
8. Alimentos indigestos (harinas refinadas, bizcochos, flanes).
9. Consumo de alimentos o bebidas muy calientes o muy frías.
10. Tragar los alimentos sin masticarlos correctamente.

Aquí tenemos el origen para el desarrollo de las distintas enfermedades que afectan los tejidos, órganos y el cuerpo entero. De allí la importancia de mantener una buena digestión.

Una alimentación sana (natural) más una buena digestión, da como resultado la formación de sangre de buena calidad; que tendrá todos los nutrientes necesarios para reparar el desgaste orgánico, y dar origen a la formación de células de buena calidad. Estas células formarán buenos tejidos, buenos órganos, los cuales funcionarán correctamente dando como resultado una buena salud. A la inversa: el consumo de alimentos inapropiados y malas digestiones, producirán una sangre recargada de morbosidad o toxinas, que influirán en la formación de células débiles o de baja calidad, lo cual dará como resultado, la formación de tejidos y órganos débiles, los cuales funcionarán deficientemente, facilitando la aparición o desarrollo de distintas enfermedades o malestares.

Como el agua pura es vital para la vida de todo ser viviente, aún para cocinar, lavar, asearse, etc. También es indispensable poseer sangre pura para disfrutar de una buena salud.

La digestión es un proceso de fermentación de los alimentos al mezclarse con los jugos gástricos a una temperatura de 37º centígrados. Si la persona come y bebe al mismo tiempo provoca 2 agresiones fatales en contra de su salud:

1. Conforme se van ingiriendo los alimentos, estos se van entremezclando con los jugos gástricos para iniciar el proceso de fermentación (transformación) y posterior asimilación. Al tomar agua se lavan los alimentos y el organismo debe aportar nuevos jugos gástricos para reiniciar su labor, lo cual entorpece la digestión.

2. Como la digestión se realiza a 37º centígrados, al tomar el agua fría provoca un enfriamiento brusco, forzando al organismo a normalizar su temperatura ideal, con lo cual se altera la circulación de la sangre, se retrasa la digestión e inflama la mucosa estomacal.

Esta práctica alimentaria prepara el terreno para el desarrollo de las enfermedades del estómago e intestino, hernia en el esófago, jaquecas, migrañas, sinusitis, etc.

Para que el tratamiento sea eficaz, el enfermo se recupere y pueda conservar la salud, debe practicar las siguientes recomendaciones:

1. Consuma alimentos en estado natural y a temperatura apropiada.
2. Mastique bien los alimentos antes de ingerirlos
3. No beba con la comida sino 15 minutos
antes, o después de una hora de haber comido.
4. Entre cada comida debe haber un promedio de
5 horas. En ese intervalo tome toda el agua que
desee y requiera su cuerpo.
5. Coma despacio, tranquilo y en paz.
6. No discuta, ni arregle problemas a la hora de
comer.
7. No coma fruta después de haber comido vege-
tales (verduras), por que ello favorece las fer-
mentaciones (evítelo).
8. Evite el azúcar y el exceso de consumo de hidratos de carbono.
9. Tome una tacita de té (infusión) de manzanilla, menta, orégano o anís sin endulzar después de comer para facilitar la digestión.

Recomendaciones:

En ayunas: Coger una papa grande, lavarla bien y rallarla. Se le extrae el jugo, mezclándolo con el jugo de un limón se toma inmediatamente. Repetir la dosis antes de acostarse.

A media mañana: Se pica un trocito de repollo y se licúa en una taza de agua. Se cuela y se toma. Repetir a media tarde.

Desayuno: Comer una buena porción de papaya (lechoza).

Al medio día: Una ensalada cruda abundante de zanahoria rallada, con unas gotas de limón y aceite de olivas (aceite verde). Puré de verduras, calabaza o una papa (patata) al horno o hervida con cáscara y pelada. Son excelentes unas hojas de repollo o col al vapor con unas gotas de aceite de olivas. Un té de orégano, menta o anís sin endulzar.

Cena: Puede ser similar al desayuno o como al medio día, pero en menor cantidad y lo más temprano posible (3 a 4 horas antes de dormir).

Como bebida diaria puede emplear el cocimiento de lino (linaza) alternada con agua natural sola o con unas gotas de limón.

Contraindicaciones: Eliminar toda clase de carnes, pescados, mariscos y derivados, frituras, vinagre, café, té, chocolate, alcohol, tabaco, adobos, sazonadores industrializados, pan blanco, harinas refinadas, galletas, caramelos, chiclets, toda clase de bebidas gaseosas (sodas) y refrescos industrializados.

Por la noche: Se toma el cristal de 2 pencas de sábila y en un vaso de agua se licúa bien. Se mezcla con arcilla (tierra o barro) hasta conseguir una pasta homogénea. Se coloca una tela de hilo sobre un plástico y sobre la tela se extiende el barro con espesor de un centímetro. Se coloca la cataplasma de barro directamente sobre el vientre, se cubre con una toalla o franela seca, envolviéndose bien. Se deja por espacio de 3 a 4 horas y se retira.

La duración del tratamiento dependerá del estado del paciente que por lo general los resultados se podrán notar después de unos 10 días de iniciado el mismo.

ESTREÑIMIENTO

Se define como estreñimiento a la disminución de la frecuencia de las defecaciones, o la dificultad para expulsar las heces.

En el canal intestinal del hombre está el gran misterio de su salud. Casi todas las enfermedades tienen su origen en él. Este malestar afecta a un elevado porcentaje de seres humanos, al cual podríamos denominarlo como una epidemia o la peste del siglo XX.

Al quedar retenidas las heces que son los desechos de la digestión, provocan la absorción de sustancias morbosas a través de la sangre, las cuales son almacenadas en las partes más débiles del cuerpo, provocando congestión en los mismos, y muchas veces son la causa de la aparición de quistes, tumores, fibromas, cáncer y malestares diversos.

Como el desague de su domicilio debe mantenerse corriente para que fluyan los desperdicios del hogar. De igual manera los desechos del cuerpo deben eliminarse con facilidad, vía intestino.

Así como la obstrucción del desague provoca congestión y malestar a todos los de casa. De igual manera el estreñimiento provoca congestión y malestar en los órganos y sistemas de su cuerpo.
La vida, belleza y resistencia de un árbol dependen de sus raíces. El normal desarrollo y funcionamiento de sus órganos dependen del buen estado de su aparato digestivo.

Causas:

1. Falta de fibra o de agua.
2. Falta de ejercicio y demasiado hierro.
3. Algunos medicamentos (Hidróxido de aluminio, sales de fierro, opiáceos, bloqueadores ganglionares, sedantes, etc.).
4. Problemas digestivos (intestino irritable, cáncer en el colon, colitis, diverticulitis e isquemia).
5. Enfermedades orgánicas (diabetes, gastritis, trastornos de la tiroides, afecciones del hígado, desviaciones de la matriz, etc.).
6. Embarazo.
7. Malos hábitos y costumbres adquiridas al retener la evacuación intestinal por razones ocupacionales, cultura, sociales, etc.
8. Trastornos neurológicos (parkinson, trombosis cerebral, lesiones de la médula espinal, etc.).
9. Ingesta exagerada de carbohidratos o harinas blancas (pan blanco, pastas, pasteles, etc.) pobres en fibra.
10. Fajas o cinturones que oprimen el vientre.




Recomendaciones:

Al levantarse y antes de acostarse debe tomar un vaso de agua a sorbos.

Desayuno: Fruta fresca; de preferencia manzanas, uvas o peras, bien lavadas y sin pelar. Fruta seca previamente remojada por la noche como higos, ciruelas, etc. con un poco de avena o un té de plantas medicinales y pan integral tostado.

Al medio día: Una ensalada cruda abundante de zanahoria rallada, repollo, lechuga, berros, cebolla, rabanitos, etc., luego su comida normal. Tomar un té de menta, manzanilla o anís sin endulzar después de comer.

Cena: Similar al desayuno o como al medio día pero en menor cantidad.

Caminar o dar un paseo después de comer.

Tomar abundante agua natural (2 litros por día) fuera de las comidas. Es muy apropiado el refresco cargado de tamarindo natural (no industrializado).

Dormir con una cataplasma de barro sobre el vientre (vea la preparación en las enfermedades del estómago e intestino).

Practicar ejercicios abdominales.
Son muy recomendables los baños restauradores indicados en el libro "Cúrese Ud. Mismo" de C. Kozel

Contraindicaciones: Carnes, pescados, mariscos y derivados, productos lácteos (leche, queso,
crema, etc.) café, té, chocolate, los alimentos refinados (arroz y pan blanco, pastas, galletas, etc.) deben ser reemplazados por integrales, vinagre, alcohol, tabaco, frituras, adobos, colorantes, sazonadores y toda clase de bebidas y refrescos industrializados (sodas, jugos, helados, etc.).



MINISTERIO LAICO DE PUBLICACIONES
WEBSITE MANAGER JOSE SOLANO
reformationcr@yahoo.com
http://reformacr.americas.tripod.com/smi